El divertido webcomic “Heart and Brain”, en el que un cerebro que intenta razonar todos sus actos y decisiones, pelea a diario con un corazón, quien lo único que hace es seguir sus instintos, es el ejemplo perfecto de cómo muchas personas percibimos el origen del amor.

Poemas, canciones y frases alimentan el concepto de que el amor (o la atracción) nace en el lado izquierdo de nuestro pecho. En el mes en el que celebramos el Día del Cariño, creemos que, como una agencia de PR Digital, es pertinente revisar este tema y analizar cómo puede ayudarnos a enviar los mensajes correctos a nuestra audiencia, y así, “enamorarla”.

El neuromarketing, técnica que se basa en la neurociencia, se ha encargado de afirmarnos que el responsable de que nos enamoremos no es el corazón; más bien, es otro órgano de nuestro cuerpo, uno que es más difícil de dibujar en las tarjetas románticas: El cerebro. Tal vez esta afirmación incluya muy poco romance, pero lo seguro es que está cargada de sabiduría.

Una sensación placentera

En la revista “National Geographic”, el neurofisiólogo mexicano Eduardo Calixto, del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”, explica que lo que provoca la sensación placentera del enamoramiento es la secreción del neurotransmisor dopamina.

“La dopamina activa diferentes partes del cerebro para provocar reacciones fisiológicas variadas, como lo serían el aumento de la frecuencia cardiaca o el aumento de la presión arterial. El enamoramiento ocurre cuando la dopamina actúa sobre la corteza prefrontal, asociada a la cognición”, añade la publicación.

Esta explicación viene al caso, ya que la comunicación que las marcas mantienen en sus medios digitales con sus clientes activos y potenciales puede provocar cambios en su actividad neuronal. Este fenómeno es estudiado por el neuromarketing, una herramienta que intenta no dejar nada al azar y profundiza en: El análisis de los deseos de los consumidores, sus necesidades, sentimientos y atención, Etc.

Apostar por relaciones duraderas

Si lo vemos con cuidado, nos daremos cuenta de que las Digital PR y las relaciones de una pareja tienen mucho en común.

“El hecho de crear relaciones duraderas entre ‘personas que se atraen’ o clientes que desarrollan vínculos emocionales con marcas y empresas, no es solo cuestión de atención momentánea y pronto olvido, sino de trabajo y de buscar la manera de ser diferente, ya que hay miles de ‘competidores’ en la vida siempre buscando aprovechar cualquier oportunidad”, explica el sitio puromarketing.com.

Por ello, las relaciones públicas digitales y las de una pareja sentimental deben cuidar y atender varias situaciones para mantener una experiencia cercana y exitosa.

Aquí te damos tres consejos que, según el neuromarketing y nuestra experiencia, ayudarán a que se activen el neurotransmisor adecuado de los seguidores de las redes sociales de tus marcas:

  •  Aumenta la interacción con el público: Una forma de involucrar a la audiencia es hacer preguntas. Esta técnica es efectiva porque las personas se llegarán a sentir valoradas por sus opiniones.
  •  Hazles sentir que les conviene seguirte: Ofrece información útil y dedícate a entregar contenido de valor. Para lograrlo, puedes ponerte en el lugar de tus seguidores y piensa qué clase de información puede ayudarlos a vivir mejor u obtener el máximo provecho de algo.
  •  Mensaje claro: Ten claro lo que la marca que representas dirá en sus medios digitales, así como cuándo y cómo hacerlo. Haz una planificación ordenada de las publicaciones.

 

David Lepe
General Manager en LINK By Doblevía